Mascarillas para el Pelo

En Cosmética Mímate contamos con una amplia variedad de mascarillas para el pelo. Todos nuestros productos cuentan con extractos naturales de plantas que aportan brillo, suavidad y protegen el cabello.

¿Qué es una mascarilla para el pelo?

Las mascarillas capilares son un tipo de tratamiento para el pelo que sirve para hidratar y nutrir el cabello. Sus efectos son más duraderos que los de acondicionadores y champús, por lo que notarás resultados inmediatos con una sola aplicación. 

Nuestras mascarillas para el pelo te ayudan a controlar el encrespamiento y a restablecer el nivel natural e hidratación del cabello. También te ayudan a combatir los daños capilares provocados por factores externos, que suelen terminar en la rotura y la pérdida del pelo.

¿Cómo aplicar tu mascarilla capilar?

Es importante tener en cuenta cómo debes usar correctamente una mascarilla capilar nutritiva para sacarle el máximo partido.

Te lo explicamos en 3 simples pasos:

  1. Lava bien tu cabello con champú y aplica acondicionador.
  2. Elimina el exceso de humedad con una toalla y aplica la mascarilla para el pelo.
  3. Aplícala desde el medio hacia las puntas, nunca desde la raíz.

¿Cuándo debes usar una mascarilla para el pelo?

Nuestra recomendación es que utilices una mascarilla para el pelo hidratante al menos una vez por semana. Dependiendo del estado de tu cabello, si se encuentra muy dañado o seco, puedes aumentar la frecuencia a dos o tres veces por semana.

¿Cuánto tiempo debes dejar actuar a tu mascarilla capilar?

Lo ideal es que dejes hacer efecto a tu mascarilla capilar reparadora entre 3 y 5 minutos. Aún así, si tu pelo está dañado, seco o áspero, puedes dejar que actúe durante 20 minutos con el cabello húmedo. 
Si estás usando una mascarilla para el pelo sin aclarado, puedes aplicar la mascarilla por la noche y dejar que funcione hasta el día siguiente, siempre con el pelo seco.

Tipos de mascarillas para el pelo

Dentro de la categoría de mascarillas para el pelo, puedes encontrar diferentes productos, según el tipo de pelo para el que estén recomendadas o según la composición

La mejor mascarilla capilar será aquella que se adapte mejor a las necesidades de tu cabello. A continuación, te explicamos cuáles son las principales categorías.

Mascarillas para pelo liso

Las mascarillas para el pelo liso cumplen una función esencial si lo que estás buscando es un tratamiento técnico y post-alisado, ya que mantiene durante mucho tiempo el cabello hidratado y con brillo. Además, proporcionan antiencrespamiento y una elasticidad impecable.

Mascarillas para pelo teñido

Este tipo de cabellos sufren más de la cuenta debido a la exposición química cada vez que se aplican productos con tinte. Con las mascarillas para pelo teñido consigues múltiples beneficios, como el mantenimiento de su brillo, un plus de queratina o un efecto hidratante.
Te recomendamos aplicar este tipo de mascarilla dos o tres veces por semana sobre el cabello enjuagado y repartirlo de manera uniforme sobre cada mecha. Deja actuar el producto durante 20 minutos aproximadamente y evita peinar tu pelo una vez aplicada la mascarilla.

Mascarillas capilares de aceite de oliva

Las mascarillas capilares de aceite de oliva son ideales para revitalizar el cabello reseco. Estos productos cuentan con propiedades muy beneficiosas, como los ácidos grasos y la Vitamina E. Conseguirás un pelo ligero, con vitalidad y suave al tacto. Este tipo de mascarilla capilar hidratante evita la rotura del cabello y mejora la calidad de tu pelo.
Sin embargo, hay que tener cuidado al aplicar las mascarillas con aceite de oliva, ya que son muy hidratantes y puedes acabar con el cabello graso, y con un aspecto sucio y descuidado. Te recomendamos aplicar el producto en pequeñas dosis y muy bien repartido por el pelo para lograr una nutrición óptima.

Mascarillas para pelo veganas

En Cosmética Mímate trabajamos con ingredientes muy beneficiosos para cualquier tipo de pelo, como aloe vera, aceite de oliva y aceite de baobab.
Además, nuestras mascarillas para el pelo veganas no están testadas en animales (Cruelty Free), y están libres de sulfatos, parabenos, siliconas y colorantes.